23/7/13

Post invitado: Madrid desde El Encinar

¡Hola a todos! Hoy traigo algo un poco diferente. Hace tiempo, Antonio contactó conmigo para escribir un post invitado en mi blog. La verdad es que el tema del que quería hablar me pareció interesante porque habla de una zona de Madrid que no conocía (y eso que actualmente trabajo relativamente cerca).

Además los posts invitados siempre me han parecido una idea estupenda porque podéis conocer otros puntos de vista que quizás os parezcan interesantes. Sin mucho más que decir, os dejo con el post que ha escrito Antonio, dándole las gracias por su paciencia y por contestar a mis miles de preguntas. ¡Espero que os guste!

Madrid desde El Encinar
Las primeras líneas de este artículo van dedicadas a Maite por su buen hacer pero sobre todo por tener una puerta siempre abierta al diálogo, algo que en este mundo del Internet social es imprescindible. Muchas Gracias.

Metiéndonos en la temática de este post, me gustaría hablar de una de las zonas del extrarradio de Madrid que muchas veces queda fuera del imaginario colectivo. Me refiero de El Encinar de los Reyes y de las posibilidades y curiosidades que alberga esta urbanización colindante a la famosa Moraleja. Unas posibilidades entre las que destacan la oportunidad de vivir en la naturaleza sin alejarse del centro de la capital de España, unas curiosidades como su origen que la hacen aun más única.

Una urbanización Yanqui
  
Situada a menos de 10 Kilómetros del centro de Madrid, la construcción del Encinar de los Reyes formó parte de los tratados bilaterales entre la España Franquista y Estados Unidos  de 1953 fruto de las negociaciones que finalizaron con un apoyo norteamericano a la política española en el extranjero y la instalación de una serie de bases militares estadounidenses en suelo español.

En un  contexto de beligerancia contenida entre la visión comunista del mundo, con la U.R.S.S. a la cabeza, y  el capitalismo de los americanos, la instalación de bases como la de Torrejón de Ardoz  en Madrid se hacía indispensable en las mil y una escaramuza que se hicieron durante estos años.

En torno a estas instalaciones militares, se fueron creando una serie de infraestructuras civiles y sociales. Una de ellas fue El Encinar de los Reyes, esta tenía la misión de albergar los hogares de los soldados yanquis así como su personal de apoyo y servicio. Con esta premisa, la urbanización se fue gestando como un mini estado americano donde los sheriffs ejercían de Guardia Civil y El New York Times desbancaba a El País en los quioscos.

Fueron más de 10.000 las familias que pasaron por estas parcelas americanizadas, familias que dejaron un ambiente propio de una película de Hollywood. Cuentan que entrar allí significaba adentrarse en un una pequeña Nueva Jersey, una ciudad residencial y familiar a pocos metros del bullicio de la Gran Manzana, solo que en este caso hablaban de la Gran Vía.

Sin embargo tras la abdicación del extremo comunista escenificado por la caída del muro de Berlín, la política americana basada en una desmedida instalación de complejos militares tomó un nuevo prisma en el que la base madrileña era prescindible. Así y fruto de las presiones españolas en 1992 los americanos abandonaron su “colonia” dejando un pasto libre para lo que a la larga sería una de las urbanizaciones más glamurosas de Madrid.

El Encinar de los Reyes
Imagen cedida por Antonio Molina

Una reconversión a la Española

El panorama que este éxodo dejó fue, según los relatos, desolador. Una reguera de negocios cerrados y calles desiertas que convirtieron a este paraíso “made in america” un páramo fantasmal. Esto duró poco, pues fruto del enclave de esta urbanización, las inversiones pronto empezaron a llegar gracias en parte a la puesta en marcha de la industria inmobiliaria y a los futuros años de bonanza. La que un día dio cobijo a los soldados, estos días empezaba a fraguar su propia historia escrita en papel maché.

En un enclave privilegiado, los más astutos del lugar vieron unas posibilidades extraordinarias. Naturaleza,  cosmopolita y unas comunicaciones inmejorables. Estos fueron los ingredientes de cultivo y el resultado es una de las mejores zonas para vivir en la capital.

Muchas son las familias y personas que se mudan a esta zona que considerada de lujo dispone de grandes posibilidades para el ciudadano de a pie, ya que en estos tiempos donde el estrés atenaza la vida de la ciudad, la naturaleza nos da la respuesta en forma de quietud y descanso.

Y es que poco a poco nos damos cuenta que el secreto no del éxito sino de la vida no es vivir rápidamente metidos en atascos y malas formas sino pararnos a contemplar rodeados de lo que de verdad importa.

Antonio M. Blogger invitado


¿Qué os ha parecido? Yo no conocía la historia de este lugar y me ha parecido interesantísimo. ¡Y me quedo con su reflexión final! Aunque algunos no podamos evitar los atascos y en algunos momentos vivir demasiado rápido, deberíamos todos rodearnos de aquello que nos gusta. ¡La semana que viene nos vemos por aquí!

10 comentarios:

  1. muy chulo! yo el encinar me lo se de memorieta :P mi colegio estaba en la moraleja y siempre llegábamos con el bus a través del encinar ;)

    http://norwegianwood8.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Así que para ti no es una novedad! Yo no lo había oído en mi vida, así que me ha venido genial para conocerlo.
      Besos.

      Eliminar
  2. I love your blog! It's great :) You are amazing! Feel free to my blog :)) Maybe, you follow my blog ? ♥ (If you like it)
    http://maryannfashionn.blogspot.com/
    Kisses ♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco lo conocía y me ha parecido muy interesante conocer la historia, además está muy bien redactado! A mi lo que verdaderamente me gusta es el bullicio y la gente pero entiendo que un remanso de paz tan cerca de Madrid es algo impagable. Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no lo conocía el sitio ni la historia, muy interesante! Besos

    ResponderEliminar
  5. El Encinar de los Reyes es un lugar genial. Yo suelo ir a menudo porque mi hija tiene su colegio muy cerca en La Moraleja y también mi marido suele juegar en el Club de Golf y a veces vamos a comer allí los sábados. Es un pequeño pulmón muy cerquita de Madrid con unas casa estupendas aunque bastante caras. También conocía la historia de los americanos y sus casa ya que tengo dos amigos que vivieron allí. Un lugar realmente agradable para vivir en Madrid si te lo puedes permitir.

    Saludos!

    Podemos charlar juntas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tiene buena pinta, pero claro ya el precio es otra cosa... Jaja.
      Besos.

      Eliminar
  6. Pues a mi personalmente me ha parecido de lo más curioso... ¡gracias por visitarme y comentar! te vuelvo a invitar a quedarte para pasarte más veces.. pero como tú quieras ¿vale?
    ¡un besito!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo nunca he estado en el Encinar de los Reyes, pero lo conozco porque cuando hicimos la comunión mi hermano y yo, en total nos regalaron 30.000 pesetas (era a principios de los 80, y en euros serían 180), y mi padre los cogió y nos compró acciones del Encinar de los Reyes, porque le habían dicho que serían un buen negocio. Bueno, pues aquello empezó a subir y a subir, y con 15 años esas accioncillas valían 1 millón de pesetas (6.000 euros)… lo que creo que me convertía en el más rico de la clase jeje. Lo malo es que no me dejaban tocar aquello ni en broma, con lo que en la práctica mi patrimonio era la birriosa paga que me daban jejeje. Y al final las vendimos unos años más tarde, que habían bajado, pero aún así nos dieron unas 500.000 pesetas (3.000 euros), que para haber metido 30.000, pues no está nada mal jeje

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Me ha hecho mucha gracia tu comentario por lo de que eras el más rico de la clase. ¡Qué suerte! La verdad que hicisteis una buena inversión. Así da gusto.
      Gracias por dejar tu comentario.
      ¡Un saludo!

      Eliminar

 

 

 

 

INSTAGRAM

HABLAN DE NOSOTROS

onda cero